Menú

UD Coromoto

¡Creciendo en equipo!

Entrevista a José Abel Méndez

Hoy nos toca conocer un poco más a José Abel Méndez; apasionado del fútbol que el año pasado comenzó su segunda etapa en la Unión Deportiva Apeles Coromoto. Después de haber sustituido la baja de Jorge Sánchez hace algunas temporadas, ha vuelto con nosotros, encargándose esta vez del Alevín A.

Basta una conversación con él para que nos demos cuenta de que el fútbol es un sentiumiento que Abel lleva arraigado, vivencias, experiencias y anécdotas que sumadas a su vocación académica y educativa hacen que viva el fútbol no solamente como un deporte, sino como un hecho social y sobre todo, como una potente herramienta educativa.

el que juega al fútbol desde pequeñito, todo lo que vivencia después como persona, ya lo habrá vivido antes en el campo de fútbol. En mayor o menor medida, de una manera u otra, pero el fútbol como entorno educativo te ofrece todas las posibilidades del mundo

José Abel Méndez
Unión Deportiva Apeles Coromoto.
Temporada 2014/2015

Fotografía: Álvaro Alonso.


 ¿Jugaste a fútbol? ¿En qué equipos?

Jugué muchos años a nivel federado. Empecé con 8 años en el Tacuense, hasta la etapa de juvenil, donde ya entró el dinero en ese club y casi todos los pibes del barrio nos tuvimos que ir porque empezaron a fichar jugadores de fuera golpe de talonario. Quedaron muy poquitos y muchos (yo entre ellos) acabamosen la UD San Luis. Allí jugué 3 años de juvenil hasta llega a la etapa regional, por aquel entonces con el primer equipo en Preferente, donde era imposible para mi nivel poderjugar. Así que lo dejé, y con 20 años acabé marchándome al Fútbol Sala. Y en este deporte, curiosamente, fue cuando empecé a entender el fútbol de verdad y el porqué de cada cosa que sucede durante el desarrollo del juego. Jugué 13 años en varios equipos de Santa Cruz y de La Laguna, y terminé ya con 33 años en el equipo de mi barrio, totalmente agotado, físicamente acabado y arrastrando lesiones hasta en las pestañas.

 ¿Cómo surge la idea de ser entrenador?

Pues si te digo la verdad… La primera vez que se me pasó por la cabeza fue en el año 90, con apenas 12 años, viendo un torneo de verano en el Estadio, que jugaban el Tenerife de Solari, el Atlético de Madrid de Luis Aragonés y sobre todo el Newells Old Boys deMarcelo Bielsa, que me impactó. Viendo a aquel entrenador en la banda y cómo se movía aquel equipo al son de lo que mandaba aquel hombre, cómo plantaban el equipo entero en el campo rival, como empequeñecían el espacio cuando presionaban y cómo lo agrandaban inmediatamente cuando recuperaban la pelota… fue la primera vez que pensé que algún día me gustaría crear algo parecido a eso.

 ¿En qué equipos has entrenado?

Pues el primer equipo donde tengo una oportunidad seria en fútbol es el Coromoto. Antes, pegué muchos tumbos… pero nada que cuajara. Estuve a punto de llevar un Juvenil “B” de Primera en el Tacuense, pero por “discrepancias de ultimísima hora”con la directiva y el Entrenador del “A” de Preferente no llegué ni a empezar; también hice una pretemporada entera en el Cadete con la UD Andenes, pero que la semana previa al inicio de esa Liga me llamaron diciéndome que el equipo finalmente no saldría a competición por escasez de jugadores; y colaboré con unos amigos que llevaban el Alevín del San Luis de Taco que quedó campeón de su grupo de Primera esa temporada. Pero vaya… En fútbol, así en serio y con todas las de la ley, el Coromoto.

En Fútbol Sala sí que estuve muchos más años. Desde que empecé a estudiar en la Universidad, en realidad, llevando los equipos del Colegio y del Instituto de San Matías, y también un equipo Infantil que hizo la Asociación de Vecinos una vez, con la idea de apartar a los pibes de la calle y acercarlos al deporte. Mi principal orgullo es que de esos equipos que llevé, salió un jugador que empezó conmigo de pequeño y que hoy en día es profesional del Fútbol Sala y juega en Primera (con lo difícil que es eso… que es como un millón de veces más difícil que conseguirlo en el fútbol). Cuando lo vi hace poco marcarle un gol al Barça en el Palau Blaugrana, se me pasó por la cabeza si en algo habría contribuido yo a eso… pero me dije que no, que ni de coña, que eso era demasiado grande como para que yo hubiera tenido algo que ver.

 ¿Cómo llegas a la Unión Deportiva Apeles Coromoto?

En el tranvía… Noooo, es broma. Pues llegué por primera vez en octubre de 2009 sustituyendo aJorge Sánchez (actualmente Entrenador del Infantil B), que se rompió la rodilla, y los 2 meses que estuvo inmovilizado yo entrené al Benjamín C en su lugar. Me encantó el club desde el primer día y me trataron de lujo, sobre todo Francisco (entonces Coordinador), Capi (Presidente) y Chema (por aquel entonces Entrenador del Benjamín B si no recuerdo mal).

 Este es tu segundo período en el Club, tras unos años en los que no estuviste vinculado al Apeles Coromoto, ¿Cómo ha sido tu vuelta? ¿Cuáles son las diferencias significativas que percibes desde tu primera etapa?

Fotografía: Álvaro Alonso.

Pues mi vuelta fue por una llamada de Capi antes de empezar la temporada pasada. Me dijo que estaban buscando un entrenador para alevines y que si me podía interesar. Le dije que por supuesto. Entonces me puso en contacto con Chema y me citaron a una reunión donde me explicaron el funcionamiento del club, la filosofía deportiva y la metodología de trabajo. También allí conocí a la gente con la que iba a tener la fortuna de trabajar día a día, fundamentalmente Hilario, Narci y el resto de compañeros/as entrenadores/as.

En cuanto a las diferencias, creo que son muchas, evidentemente. Si en mi primera etapa el funcionamiento del club me encantó, ahora es todavía incluso más eficiente. Hay mucha más gente implicada y trabajando en el club, todo está mucho más parcelado, más estructurado… casi “profesionalizado” se podría decir, si no fuera porque ninguno somos profesionales, obviamente. Cosa que le da aún más valor a lo que hace la gente que lleva este club y que se rompen el alma trabajando día a día “entre bastidores”.

 Para Abel, ¿Qué papel e importancia tiene el Fútbol Base en la sociedad?

Pues si hablamos de socialización, para mí tiene una importancia básica, vital. Creo que el fútbol constituye un entorno socializador enormemente poderoso. Un niño que aprende a vivir en equipo, a trabajar en equipo, a disfrutar logros en equipo o a sufrir sinsabores también en equipo, a esforzarse en equipo y también disfrutar igualmente en equipo, será un elemento social totalmente integrado, que habrá construido sus propias herramientas y las habilidades necesarias para adaptarse y desarrollarse de manera integral en cualquier grupo y, por ende, la sociedad. Y que lo habrá hecho además desde unos valores positivos que se aprenden y se adquieren, bajo mi punto de vista, en el fútbol más que en cualquier otro contexto.

 Desde tu experiencia, y punto de vista como profesional de la educación, ¿Es el fútbol una herramienta educativa? ¿Por qué?

Sin lugar a dudas y rotundamente, SÍ. Desde mi experiencia tanto vital como profesional, y es una opinión que muchas veces comparto con mis amigos de la infancia, todo lo que sabemos de la vida, lo aprendimos del fútbol. Obviamente, los principales agentes educativos son la familia y la escuela. A partir de ahí, a medida que crecemos, aprendemos de la vida y nos educamos como personas en los entornos que nos encontramos oque vamos construyendo nosotros mismos a medida que crecemos, y siempre con la gente de la que nos vamos rodeando… Pero más allá de eso, el que juega al fútbol desde pequeñito, todo lo que vivencia después como persona, ya lo habrá vivido antes en el campo de fútbol. En mayor o menor medida, de una manera u otra, pero el fútbol como entorno educativo te ofrece todas las posibilidades del mundo. Todas. Y ojo, evidentemente… hablamos de cosas positivas pero también negativas. Por eso, la importancia que tienen los clubes, y en este caso, el Coromoto, que se preocupa mucho de que ese entorno educativo queconstruimos entre todos sea totalmente positivo para nuestros/as chicos/as.

 Desde tu punto de vista como profesional de la educación, ¿Qué opinas de los proyectos en los que la Unión Deportiva Apeles Coromoto colabora o promueve (Balón de oro, Buen Rollito, “Clarificación de valores a través del fútbol”)?

Como profesional de la educación no sé, pero como entrenador y persona implicada en la formación de deportistas, me parecen geniales y no sólo eso, sino también enormemente oportunos, porque vivimos en una época donde, por desgracia, cada vez hay menos lugar a las buenas maneras, a cuidar las formas, a valorar el respeto… Por eso creo que esos proyectos, que ya de por sí, por definición, son positivos, en este caso son además oportunos porque no debemos dejar que una sociedad cada vez menos humanizada acabe dando lugar a seres cada menos humanos en el futuro. No debemos permitir esto y en el Coromoto se pone un granito de arena valiosísimo en este sentido.

 ¿Quiénes consideras que deben ser los principales agentes implicados y qué funciones deben desempeñar para que el Fútbol consiga ser educativo?

Los principales somos TODOS. Porque todos tenemos influencia, de un modo u otro, en lo que los niños van asimilando y adquiriendo como aprendizajes. Todos. Los entrenadores porque somos un modelo a imitar, y que los niños no sólo aprenden de lo que les inculcamos a nivel futbolístico sino más aún a nivel humano, y no sólo aprenden de lo que les decimos sino también de lo que nos ven hacer; los padres porque, obviamente, son el referente total y absoluto de los niños, la génesis de todo y la finalidad última de sus vidas a estas edades; los árbitros porque representan el respeto a la norma positiva, la que es necesaria y conveniente para todos… En fin. No se me ocurre un agente por encima de otros. Todos somos responsables en este ámbito porque dentro de un campo de fútbol y con niños de fondo, todos estamos educando.

 Estamos en una época de cambio y profesionalización del Fútbol base y consecuentemente, en proceso de dignificación de la labor del entrenador. En este sentido ¿Qué opinión te merece esta figura?

¿Los entrenadores?Los entrenadores somos lo peor de esta película y no tenemos ni repajolera idea y queremos fastidiar a los pibes, y… Nooooo, es broma, es broma. Perdona… es que ya llevaba un rato serio. No, bueno… en realidad es ahondar un poco más en lo que ya te he comentado. ¿Nuestra figura como educadores? Esencial, como todas. ¿Nuestro papel? Importantísimo… pero no ya para ganar o para perder partidos, sino para facilitar un modelo adulto de conductafuera de los referentes familiares, que a ciertas edades cada vez va cobrando una mayor importancia para los chicos/as. ¿Dignificación del entrenador? Bueno, ya sabes que los entrenadores en este deporte son los muñecos del pim-pam-pum a los que todo el mundo les “sacude”. Cuando ganas, eres un Mesías. Cuando pierdes, te quedas solo. Pero eso a estas edades aún no es tan importante y con nosotros aún no se da tanto eso… Lo importante aquí son los niños y, pase lo que pase, si tú estás con ellos y se lo demuestras con tu dedicación y con tu atención, ellos estarán contigo y no te dejan tirado nunca.Los adultos pueden engañar, pero ellos jamás. Por ese motivo, todo esto vale mucho la pena.

 En la presente campaña tratas de compaginar los entrenamientos con tu formación como entrenador de Fútbol base, ¿Qué opinión te merece la formación que reciben los entrenadores? ¿Es necesaria para ejercer como entrenador?

Pues para mí la formación, al menos la que yo estoy recibiendo, es muy buena y muy completa. Me habían advertido de lo contrario… pero yo no lo veo así. Pienso que quien de verdad quiere aprender, aprende hasta de una piedra tirada en el suelo. Pero más allá de eso, a mí la formación que estoy recibiendo me sirve para mucho. La estoy aplicando cada vez más y mejor y me ayuda a completar y estructurar los muchos o pocos conocimientos que ya tenía, además de que, poco a poco, voy adquiriendo más. Dicho esto, evidentemente, considero muy importante esa formación para los entrenadores. A todos los niveles. En mi opinión, siempre que uno hace algo debe intentar hacerlo lo mejor posible, y toda ayuda formativa de la que podamos echar mano para hacerlo mejor es oro puro.

 ¿Cómo ha empezado, cómo se encuentra y cómo esperas que tu equipo, el Apeles Coromoto Alevín A llegue a final de temporada?

Pues empezamos muy bien. Trabajando estupendamente desde el primer día, cuando el año pasado me costó muchísimo más. Este año desde el minuto 1 de pretemporada hemos entrenado muy bien y comenzamos ganando… tal vez demasiado fácil. Y lo que pasa en este deporte es que, cuando ganas fácil, te malacostumbras. Te crees que eso es lo normal y entonces, pierdes intensidad, concentración, te olvidas de lo importante del juego, de la convivencia grupal,del bien colectivo… y te distraes con cosas que no llevan a ninguna parte. Y así han llegado algunas derrotas y algún mal momento más allá de los resultados. Pero esto lo hemos reconducido entre todos. Ahora mismo estoy muy contento con la marcha que llevamos. A nivel de resultados, la verdad es que no son buenos a día de hoy, pero estamos viviendo partidos y situaciones que nos harán crecer como equipo y, lo más importante, harán crecer a cada niño como deportista y jugador de cara al futuro. Como yo les digo, hoy todos son mucho mejores jugadores de lo que eran el 1 de septiembre. Y a eso precisamente espero llegar, ese es mi objetivo: que lleguen bien preparados a la categoría Infantil el año que viene, a esa transición que a veces deja niños/as en el camino porque no están preparados para un cambio como el paso del Fútbol 7 al Fútbol 11. Yo quiero que el año que viene, pueda ir a ver los partidos del que ahora es mi grupo y pueda divertirme viéndolos jugar al fútbol y que no tenga que sufrir pensando que no les supe dar lo que ellos necesitaban de mí. Esa es mi obsesión.

 Muchos de tus jugadores ya han tenido participación en el Apeles Coromoto Infantil B, siendo en ocasiones, destacados en los partidos correspondientes, ¿Cómo te sientes al haber visto hasta 7 jugadores alevines en una categoría superior?

Nada, eso es mérito de los chicos y, sobre todo, de Jorge Sánchez, el técnico del Infantil B. No es nada fácil coger un grupo que ha tenido tantos problemas para completar un bloque desde el principio, formar un equipo que juega de lujo y encima, adaptando chicos cada semana que llegan desde abajo. No sólo los míos, también los niños del B y del C que han subido han cumplido muy bien y han aportado cosas buenas al equipo. Y eso, en este caso, es porque a las riendas de ese grupo hay un tipo que es un líder positivo total, que tiene las cosas muy claras y que las sabe transmitir a ese grupo, estén quienes estén, y en cualquier circunstancia por difícil que sea. En todo caso, y más allá del buen hacer de Jorge, creo que es una muestra del trabajo que se hace en el Fútbol 7 del club. Y eso lo hacemos todos, empezando por la Escuelita.

 Para finalizar, ¿Qué te gustaría decir a todas las personas que nos leen: Jugadores, personal del Club y simpatizantes?

Pues fíjate que por una vez en la vida voy a ser escueto y sólo voy a decirles una cosa: al que le guste el fútbol y quiera divertirse, que venga a ver al Alevín A del Coromoto. Sígannos. Podremos ganar o podremos perder, pero no defraudamos nunca. Abrazos a todos/as.